|   

La Catedral del Vino.

- 175 años mirando hacia el futuro -

Un paseo por las bodegas

- Descubre como se elaboran nuestros vinos y licores -

Tío Pepe Festival se despide con la actitud rock and roll de Loquillo

La V edición de la cita jerezana ha puesto el broche de oro con la leyenda viva del panorama musical español. Así, el carisma de Loquillo, que ha llenado las bodegas González Byass con el rock and roll más coreado de la música española, ha cerrado esta cita ya consolidada que aporta al paisaje de festivales musicales de la geografía española un sello de calidad, excelencia y distinción.

Tras casi cuatro décadas de su primera vez sobre un escenario, José María Sanz Beltrán, más conocido popularmente como Loquillo, ha alcanzado la categoría de leyenda de la música española, un título que más que el tiempo se lo otorga ese juez implacable que es el público, y lo ha hecho aunando complicidades con el artista, colgando el cartel de “todo vendido” allá por donde se cita con él.

El eterno tupé de Loquillo llega a Jerez como parte de una exitosa gira que ya dura dos años y que ha recorrido toda España, concierto tras concierto, confirmando que la dilatada trayectoria artística del cantante de Barcelona, también actor ocasional, ocupa ya un lugar de relevancia en la historia de la música española, una historia forjada en el tiempo que ha hecho frente a desafíos artísticos, que ha superado adversidades y se ha adaptado a los cambios de un sector en crisis profunda, para vivir hoy su mejor momento.

De esta forma, Loquillo ha acumulado experiencias hasta lograr ser una referencia esencial del rock español, una figura imprescindible de la cultura española, un clásico en vida, una auténtica ‘rock and roll star’ cuya ruta ha sido trazada a base de hits, de un cancionero indestructible ante el paso del tiempo que convoca en sus conciertos a un público intergeneracional.

Para el show en las bodegas González Byass de Jerez, Loquillo ha vuelto a dictar su ley con contundencia y elegancia rockera sobre el escenario, respaldado por el sonido compacto, orgánico y feroz, de esa banda imparable de guitarras desatadas que lo acompaña sentando cátedra, en un concierto para cantar y bailar en comunión colectiva. La experiencia musical ha sido maratoniana a la par que un lujo pudiendo compartir la escucha en directo de auténticos himnos del rock español como “El Rompeolas”, “El ritmo del garaje”, “Rock ‘n Roll Star”, “La mataré”, “Feo, fuerte y formal”, “Quiero un camión”, “Qué hace una chica como tú en un sitio como éste” o la mítica “Cadillac Solitario”. Y así ha concluido el V Tío Pepe Festival, con “Salud & Rock & Roll”.